Pertenezco a los bosques, a los ríos, a la hierba húmeda, a los témpanos de hielo y al sol de primavera; pertenezco a los lobos y a los valles, al águila y a la lechuza, a los árboles y a los lagos, al mar y al desierto. Y en las noches de luna roja de agosto, mi alma ulula desconsolada porque anhela regresar a casa.
R.M.



sábado, 9 de marzo de 2013

La Nada Interminable



Hace tiempo que La Nada invade todos los rincones del mundo. Silenciosa, sigilosa, expandiéndose a toda velocidad, devorándolo todo. Pequeño Humano, si estás leyendo esto, dale un nuevo nombre a La Emperatriz Infantil