Pertenezco a los bosques, a los ríos, a la hierba húmeda, a los témpanos de hielo y al sol de primavera; pertenezco a los lobos y a los valles, al águila y a la lechuza, a los árboles y a los lagos, al mar y al desierto. Y en las noches de luna roja de agosto, mi alma ulula desconsolada porque anhela regresar a casa.
R.M.



jueves, 5 de julio de 2012

Mercados insaciables



La joven gaviota escuchaba a los humanos hablar de “la voracidad de los mercados” y les entendía perfectamente. ¡Siempre que ella llegaba ya no quedaba nada que echarse al pico!