Pertenezco a los bosques, a los ríos, a la hierba húmeda, a los témpanos de hielo y al sol de primavera; pertenezco a los lobos y a los valles, al águila y a la lechuza, a los árboles y a los lagos, al mar y al desierto. Y en las noches de luna roja de agosto, mi alma ulula desconsolada porque anhela regresar a casa.
R.M.



viernes, 8 de abril de 2011

Tic tac


      Se comió la mano y el reloj, se comió por fin a Garfio y, finalmente, el tic tac también lo alcanzó a él, un tiempo después. Muerto Garfio su existencia ya no tenía mucho sentido. Tic Tac se tumbó bajo un frondoso árbol una tarde de verano y se durmió para siempre, relamiéndose al recordar el sabor de su presa favorita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario