Pertenezco a los bosques, a los ríos, a la hierba húmeda, a los témpanos de hielo y al sol de primavera; pertenezco a los lobos y a los valles, al águila y a la lechuza, a los árboles y a los lagos, al mar y al desierto. Y en las noches de luna roja de agosto, mi alma ulula desconsolada porque anhela regresar a casa.
R.M.



martes, 1 de marzo de 2011

Políticos sin timón

Kursaal, Donosti, Euskadi

El partido gobernante se tiraba de los pelos, estupefacto. Por más que acudieron a verlo con sus propios ojos, no podían creerlo. Habían sustituído al farero por un ordenador que falló en el momento más inoportuno y ahora tenían un transatlántico encallado en pleno paseo marítimo de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario