Pertenezco a los bosques, a los ríos, a la hierba húmeda, a los témpanos de hielo y al sol de primavera; pertenezco a los lobos y a los valles, al águila y a la lechuza, a los árboles y a los lagos, al mar y al desierto. Y en las noches de luna roja de agosto, mi alma ulula desconsolada porque anhela regresar a casa.
R.M.



martes, 1 de marzo de 2011

La huerta marina

Salinas de Janubio, Lanzarote

Aquella región, llamada "El Malpaís" por su tierra infértil era, en cambio, conocida en el mundo entero porque el cocinero más cool del momento adquiría allí las mejores lechugas y berenjenas de mar para servirlas convertidas, tras un proceso de desmoleculización, en crujientes, sabrosas y perfectas patatas fritas con sabor a pescado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario