Pertenezco a los bosques, a los ríos, a la hierba húmeda, a los témpanos de hielo y al sol de primavera; pertenezco a los lobos y a los valles, al águila y a la lechuza, a los árboles y a los lagos, al mar y al desierto. Y en las noches de luna roja de agosto, mi alma ulula desconsolada porque anhela regresar a casa.
R.M.



viernes, 11 de marzo de 2011

El nacimiento

Peine de los vientos, Donosti, Euskadi

   Tenían tanto que decirse que la noche cayó sobre ellos casi de puntillas, arropándolos con sus mejores sedas, con la brisa templada y fragante sosteniendo sus palabras llenas de juventud y del brillo de lo nuevo, de lo que acaba de nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario