Pertenezco a los bosques, a los ríos, a la hierba húmeda, a los témpanos de hielo y al sol de primavera; pertenezco a los lobos y a los valles, al águila y a la lechuza, a los árboles y a los lagos, al mar y al desierto. Y en las noches de luna roja de agosto, mi alma ulula desconsolada porque anhela regresar a casa.
R.M.



viernes, 25 de marzo de 2011

El ojo del gato




La curiosidad no sabe que el gato tiene 7 vidas.

Ventanas

Parc de Gallecs, Mollet del Vallès

    Andaba tan estresada, tan angustiada por sus propios problemas, que no tenía tiempo ni ganas para apreciar nada de lo que la rodeaba. No era capaz de discernir qué debía hacer para encontrar la salida de ese estado de tristeza permanente que le hundía la cabeza entre los hombros. Hasta que otros decidieron por ella y todo acabó. Su marido la abandonó por otra, sus hijos se independizaron y la despidieron del trabajo. Todo por lo que había luchado tanto se convirtió en cenizas de la noche a la mañana. Al principio lloró desesperada. Entonces aún no sabía que, a menudo, las ventanas aparecen en nuestras ajetreadas e importantísimas vidas cuando menos lo esperamos. Pueden tener apariencias diversas: un libro, una persona, un animal, una película, un deporte, una flor…

Y ahora que ha aprendido a ser libre sabe que será muy dificil que vuelvan a enjaularla de nuevo.

Manos sabias



- Hola, ¿eso son espárragos?

- Sí, son espárragos silvestres.

- ¿Le importaría que les hiciera una foto?

- No, hazla, hazla ¿eres fotógrafa?

- No, sólo soy mirona…

El hombre desconocido tiene acento del sur, la tez curtida, la mirada limpia y la sonrisa pronta. A la mirona aficionada le gustan las personas que no tienen miedo a que las sorprendan.

miércoles, 23 de marzo de 2011

lunes, 21 de marzo de 2011

La casa de la vieja dama


La casa sigue perteneciéndole, aunque ella ya no la habite desde hace mucho. Desnuda y violada pero no marchita, conserva su resplandor intacto. Espera pacientemente a que alguien la ame de nuevo algún día. Para el visitante ocasional es dificil no enamorarse un poco ella, de su historia, de su dignidad, de su corazón noble.

Para entrar a vivir


El señor Quetepico Pinzón no entiende de burbujas inmobiliarias. Él ha encontrado un chalet de lujo a precio irrisorio en una zona tranquila y ajardinada.

viernes, 18 de marzo de 2011

Autopista celeste


Los caminos del cielo son inescrutables y, tal como está el mundo, no sufren retenciones.

martes, 15 de marzo de 2011

Inconsciencia



Olvidamos muy rápido que somos gotas de agua suspendidas sobre un mundo frágil. Es tan fácil deslizarse hacia el abismo...

domingo, 13 de marzo de 2011

Divina ausencia

Cerdanya, Catalunya

   Y al octavo día Dios cogió vacaciones y todavía no ha vuelto.

viernes, 11 de marzo de 2011

El móvil de Paco


     Paco tiene 32 años y se está quedando calvo. Alto, delgado, dicharachero, resulta resultón, como dice él. Su bien más preciado es su furgoneta tuneada en rosa chicle, que encandila a las chicas. Un buen día, Paco dejó su trabajo, cogió los ahorros y abandonó el pequeño pueblo del interior de Catalunya donde vivía para concederse unas pequeñas vacaciones. De eso hace un año y medio y todavía no ha regresado. Está muy a gusto calentando países fríos y camas nórdicas.

Cereales con leche


     Las hojas secas sobre el lecho de nieve tenían un aspecto tan bucólico e insignificante que, al pisarlas, nadie sospechaba que le tragaran a uno tan rápidamente que cuando quería gritar ya era tarde y se descubría la boca llena de tierra, gusanos y raíces…

El bosque tiene sus propios medios para alimentarse cuando llega el invierno.

El nacimiento

Peine de los vientos, Donosti, Euskadi

   Tenían tanto que decirse que la noche cayó sobre ellos casi de puntillas, arropándolos con sus mejores sedas, con la brisa templada y fragante sosteniendo sus palabras llenas de juventud y del brillo de lo nuevo, de lo que acaba de nacer.

La llamada

Santa Fe del Montseny


“Ven. Deja todo atrás. Tu vida es fútil, no tiene sentido continuar. Nadie te comprende. Nadie te quiere.Ven. Aquí podrás quedarte para siempre. Hay otros como tú. Otros a los que a nadie importa su congoja. Yo sí os quiero. Os quiero, sois míos. Ven, deja que te abrace y todo el sufrimiento cesará. Aquí encontrarás la paz.Ven.”

Un terror inexplicable se apodera de aquellos excursionistas que, ignorantes de lo que sucede o bien despreciando los carteles de aviso, se adentran en la espesura. Poco a poco, la vegetación se va convirtiendo en una maraña verde; bultos humanos de diferentes tamaños y en distintos niveles de putrefacción cuelgan suspendidos de los árboles. El silencio denso, carente de vida, se apodera de los últimos resquicios de cordura.

Llegados a este punto es demasiado tarde para los incautos: tras vagar perdidos, horrorizados por el escenario, el aliento del bosque penetra en ellos hasta que se dejan caer en cualquier sitio y se unen al resto.

Las gentes del pueblo jamás merodean por esos caminos. Lo llaman El Bosque de los Suicidas pero no todos lo son.

Inspirado por el bosque Aokigahara

jueves, 10 de marzo de 2011

El árbol de los días

Hostalric, Gerona

Caen los días como hojas secas
arrancadas de la rama.
Dejando recuerdos en ruinas.
Marchito esplendor que
no conocerá otra primavera.

miércoles, 9 de marzo de 2011

El carro



     La primera escapada juntos, la vez que aquel perro cazador extraviado manchó la tapiceria con la sangre de sus patas, la libertad, los sitios hermosos, las callejuelas estrechas, la lluvia furiosa, la montaña, la nieve, el perro negro sacando la cabeza por la ventanilla, los besos, las risas, las lágrimas, los pelos al viento, la perrita mareada, la angustia, la pena y la prisa para acudir a tiempo al funeral de un ser amado desde la otra punta del país, las conversaciones intrascendentes y las que no lo fueron, la media luna de miel sobre ruedas…
Nuestro viaje contigo ha terminado ya, adiós, adiós, amigo, qué agradecidos te estamos.

El vehículo de recuerdos se convierte a su vez en tan sólo un recuerdo.

Uno muy bueno que perdurará siempre.

martes, 8 de marzo de 2011

Las dos amigas


    Se encontraron por casualidad en mitad de ninguna parte y enseguida se reconocieron. La alegría fue grande y lo celebraron saltando, jugando y corriendo juntas. No hizo falta hablar, mirarse a los ojos era suficiente para saberlo todo la una de la otra. El adiós fue breve, rápido. Ambas sabían que la distancia entre almas gemelas no existe.

El virus


Calella de Palafrugell, Catalunya

    Cuando lo salvaje se apodera del alma de una persona, cada vez cuesta más conformarse y regresar de buen grado a la civilización. Cuanto más tiempo pasa, más dificil resulta entrar en la jaula donde espera la comida, el trabajo, la cama caliente, la “vida”. A la persona salvaje le importa un comino todo lo que no sea trotar libre, elegir su propia comida y el lugar donde tenderse a mirar las estrellas.

viernes, 4 de marzo de 2011

Buenos días

Monasterio de Montserrat, Catalunya


Algunas mañanas el mundo no parece tan viejo, tan usado, tan cansado de existir.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Ellas no lo harían



Echan de menos su calor, su piel. Estaban hechas a su medida y no se resignan a la ausencia. Tratan de estar lo más presentables posibles por si regresa. No entienden por qué tarda tanto pero esperarán todo el tiempo que haga falta.

martes, 1 de marzo de 2011

La huerta marina

Salinas de Janubio, Lanzarote

Aquella región, llamada "El Malpaís" por su tierra infértil era, en cambio, conocida en el mundo entero porque el cocinero más cool del momento adquiría allí las mejores lechugas y berenjenas de mar para servirlas convertidas, tras un proceso de desmoleculización, en crujientes, sabrosas y perfectas patatas fritas con sabor a pescado.

Políticos sin timón

Kursaal, Donosti, Euskadi

El partido gobernante se tiraba de los pelos, estupefacto. Por más que acudieron a verlo con sus propios ojos, no podían creerlo. Habían sustituído al farero por un ordenador que falló en el momento más inoportuno y ahora tenían un transatlántico encallado en pleno paseo marítimo de la ciudad.

La nena de l'Estany

Estany de Banyoles, Girona

Cada mañana salía de casa con una bolsita de pan duro que daba a los patos y peces del lago, de camino a la escuela. Por las tardes, al regresar del colegio compraba más comida en el quiosco frente al embarcadero y pasaba horas observando las aguas y a sus habitantes.

La quiosquera, tras declarar una y otra vez que vio cómo la niña caía al agua y se alejaba nadando convertida en pez, fue señalada el resto de su vida como loca. Hace tiempo que murió, alcoholizada. Nadie la tomó en serio nunca, por supuesto. Los buzos no lograron encontrar el cuerpo. La familia marchó del pueblo. “Las corrientes la arrastraron a las profundidades y el cuerpo se enredó en las algas del fondo”, apuntan los viejos si les preguntas, señalando el centro del lago, cuya profundidad aún se desconoce.

Un año después, una gran carpa apareció en el mismo lugar donde cayó la niña al agua y se quedó a vivir en la orilla. Allí sigue, comiendo mansamente de las manos de todo aquel que le lleve pan.

Basado en la obra de Marta Solsona “Nena tocant l’aigua” (2006) y la popular carpa Ramona de Banyoles.